Reportaje: Desafíos ambientales

Cambio Climático y desafíos ambientales en tiempos de crisis


No es de extrañar que los últimos dos años la crisis medioambiental que vive el mundo ha perdido protagonismo, esto debido a que la llegada del coronavirus ocupó el primer lugar en las agendas de todos los países. Cuando el virus parecía comenzar al fin a darnos un respiro, se desató la Guerra en Europa, concentrando todas las miradas en la terrible crisis humanitaria y sus inimaginables efectos.con esto una vez más nuestro medio ambiente ha recibido los daños colaterales y la huella del ser humano sobre la naturaleza sigue llegando a niveles críticos. 


El rápido cambio climático que estamos viendo ahora es causado por la humanidad, si no se controla este aumento la naturaleza podrían experimentar un calentamiento catastrófico, con sequías cada vez más graves, un mayor aumento del nivel del mar y la extinción masiva de especies.


Cambio climático y el peor escenario 


El último informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, IPCC (organización intergubernamental de Naciones Unidas cuya misión es proveer al mundo una opinión objetiva y científica sobre cambio climático) fue categórico e indicó que la Tierra podría ser inhabitable en 2050, si no se hacen cambios urgentes. Según el informe, de no caer las emisiones de carbono después de 2025, la humanidad se enfrentará a olas de calor extremo, incendios forestales avasalladores, huracanes devastadores y sequías cada vez más prolongadas. Estas conclusiones vienen de los más de 18 mil artículos y publicaciones científicas en torno a la crisis climática que el reporte reúne.


El rápido cambio climático que estamos viendo ahora es causado entre otras cosas por el abusivo uso de combustibles fósiles ya que cuando estos se queman liberan gases de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono (CO2). Estos gases atrapan el calor del sol y hacen que aumente la temperatura del planeta. El mundo es ahora aproximadamente 1,2° C más cálido que en el siglo XIX, y la cantidad de CO2 en la atmósfera ha aumentado en un 50%.


Entre los diá 31 de octubre y el 12 de noviembre de 2021 en la ciudad de Glasgow, Escocia, se celebró la COP26. La Cumbre Climática de la ONU marcó un hito importante. Por primera vez en esta clase de reuniones, los líderes de casi 200 países llegaron a un acuerdo para comenzar a reducir los combustibles fósiles, especialmente el carbón, que es el más contaminante. Lamentablemente estos acuerdos podrían verse interrumpidos por la Guerra en Ucrania, según comenta Alex Godoy, Director Académico del Programa de Magíster en Gestión de la Sustentabilidad de la Universidad del Desarrollo (CISGER UDD)



Consecuencias energéticas de la Guerra en Europa


“Hay que tener en cuenta que en términos geopolíticos, las conferencias entre las partes, usualmente son negociaciones, la gente piensa que se habla principalmente de clima, pero más que nada son negociaciones y transaccionales, dijo Godoy en el conversatorio “Crisis climática y conflicto bélico: efectos e impactos para Chile”, organizado por Anesco Chile A.G. y transmitido por Reporte Sostenible.


Tenemos que tener en perspectiva que Rusia es, no solamente uno de los tres grandes productores de petroleo, sino también de emisiones y que muchos de los países europeos hoy en día dependen de Rusia. En el corto plazo, la próxima negociación de la COP27 va ser muy compleja porque Rusia es uno de los jugadores del partido geopolítico en reducción de emisiones, “obviamente si  Rusia no está dispuesta a sentarse en la mesa y negociar con EEUU  y con China se puede armar un eje”.


Entonces, asegura el experto, a corto plazo veremos un retraso en los acuerdos de París, será bastante sensible la instalación de un precio al carbono, dado que el precio del barril de crudo está muy elevado.  Seguramente esto va a retrasar la meta de alcanzar la carbono neutralidad y la aplicación del artículo 6 del Green Boock. Después de la post-guerra  podría haber un periodo de retardo en las inversiones que se pensaban para generar tecnologías que den soluciones energéticas verdes, porque sobrellevar la inflación y la crisis será la prioridad. 


Pero a largo plazo la coyuntura geopolítica, podría tener efectos positivos y permanentes en el camino de la transición energética que estábamos llevando, Aseguró Juan Francisco Richards, presidente de Anesco Chile A.G.  “Tenemos a Europa que dependía fuertemente de los combustibles fósiles de Rusia, por lo tanto, va a haber un movimiento importante a las energías renovables, pero con factores más pragmáticos que los que vimos antes”. Agregó que “Chile tiene que aprovechar esta coyuntura para ser más eficiente, ya que esto podría aumentar nuestras posibilidades de participar de la economía global, nuestra capacidad de exportar hidrógeno, amoniaco o algún otro elemento transportador de energía”.



 Chile y las energías renovables 


El sector energía es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero (GEI), por lo cual el llamado es a evitar dichas emisiones, por medio de la sustitución de combustibles fósiles por energía renovables.Chile hasta el momento ha sido un país de avances en este sentido, pero dado a la alta dependencia a la energía fósil (cerca del 77% de la energía en Chile proviene de Petróleo, carbón, gas natural GN, Gas licuado de petróleo GLP, kerosene o parafina), un 13% de Biomasa, y cerca de un 10% de la suma de todas las otras renovables (Solar-eólica, hídrica principalmente) por lo que, aún se poseen altos índices de GEI, asegura Antonio Minte, Gerente de la Asociación Chilena de Biomasa. 


La meta es ser carbono-neutral al 2050, donde algunos ya estipulan que será posible al 2040, o que al menos la electricidad sería 100% renovable de aquí al 2030. Dado el escenario Velico actual, Minte cree que las medidas deben ir dirigidas a estabilizar el precio de combustibles para transporte y el uso térmico de la energía. Sin embargo, en el uso térmico habría una problemática, ya que sólo preocuparse de las alzas de los fósiles y tomar “medidas para ellos”, afectaría la libre competencia con la energía renovable del sector térmico, como lo es la biomasa, tanto para calefacción como para su uso industrial, por lo que dichas medidas, deben incluir a la biomasa, de manera tal de no afectar su aporte como energía renovable, incluso debieran ir dirigidas a aumentar su participación, “esto trae externalidades positivas, mucho más allá de la estabilización de precios, si no algo no menor en estos tiempos, como lo es la Independencia Energética”.