Perfil Socio: Ignacio Villouta

PENSABA ESTUDIAR MEDICINA, PERO SE ENAMORÓ DE LA INGENIERÍA

Ignacio Villouta Lavín / Ingeniero Civil Químico

Su vida completa ha estado en la Región del Biobío. Nació en Concepción, luego se mudó por trabajo a Los Ángeles, pero hace más de un año volvió para establecerse es San Pedro de la Paz, donde espera mantenerse por un buen tiempo.

En su núcleo familiar son cuatro personas. Su pareja Francisca quién se dedica a la psicología educacional y dos niños. Vicente de nueve años y la pequeña Laura quien pronto cumplirá un año y medio de vida. Ahora esperan con ansias la llegada de un nuevo integrante a la familia. Ignacio nos cuenta que una de sus actividades favoritas para disfrutar en familia son los juegos de mesa, “es algo que nos entretiene mucho cuando estamos en casa, especialmente luego de la pandemia”. Además, le gusta disfrutar de actividades al aire libre y conocer nuevos lugares junto a sus hijos.

Es un orgulloso ex alumno de la Universidad de Concepción, de donde se tituló el 2013 de Ingeniería Civil Química. Su vida profesional comenzó en la Planta CMPC Pulp en la ciudad de Laja, dónde fue ingeniero de procesos. “Es en este trabajo pude conocer con detalle los procesos productivos de la celulosa y el papel, que había estudiado en la Universidad”.
Luego de eso volvió a Concepción para ejercer como ingeniero de ventas de desarrollo en IN- GER QUIMICA, empresa que se especializa en productos químicos para la industria del papel y la celulosa, entre otros. En este lugar, “he podido
integrar el proceso productivo y el vasto mundo de las aplicaciones químicas, además es interesante ser parte del desarrollo de innovaciones que buscan continuamente mejorar nuestros productos”.

Nuestro socio cree que en su carrera como profesional ha tenido la suerte de compartir con buenos equipos de trabajo y con excelentes jefaturas, que le han dado la posibilidad de ser bastante autónomo en su ejercicio profesional. “Creo que esto último es fundamental para mantener- se motivado en el trabajo, aprender cosas nuevas y agregar valor a la organización”.

Ignacio está convencido de que estar al día con las novedades de la industria es fundamental a la hora de ofrecer soluciones efectivas. Fue por esta razón que decidió ser parte de ATCP, la cual conoce desde el año 2015 cuando comenzó a participar en los encuentros anuales de la industria. “Creo que formar parte de la Asociación se vuelve un puente muy relevante para lograr mis objetivos de desarrollo personal y profesional”.

Cuando era pequeño, Ignacio confiesa que le gustaba la medicina, incluso fue algo que lo hizo dudar durante su primer año de universidad, pero al conocer su carrera, se dio cuenta que era lo suyo y hoy está feliz con el camino que escogió. Además del amor por su profesión, es un aficionado al cine, el deporte, el trekking y la cocina.