Jóvenes Construyendo Futuro

Prevención ecológica de incendios



Imagina un paisaje donde el fuego es frenado por la vida misma: cabras pastando estratégicamente.



En el territorio rural de Santa Juana, a 52 km de Concepción, nace Buena Cabra - Chile. La idea fundacional, se origina luego de que el ´Proyecto de Conservación de Bosques de Chacay`, un pequeño parque nativo de la localidad, se viera amenazado por el fuego, en 2017.


¡Manos a la acción! Rocío Cruces junto a Víctor Faúndez, impulsores del Proyecto comenzaron a investigar. “¿Qué podemos hacer para proteger nuestro hábitat?”, se preguntaron. En el transcurso,  descubrieron que, en España, Portugal, Estados Unidos, Canadá y Australia, se implementa el ´pastoreo`, con el fin de evitar la propagación de incendios, donde las cabras son las protagonistas, ya que se encargan de consumir selectivamente la vegetación seca.


Rocío, quien es profesora de Ciencias Naturales y Biología, comenta que “desde esa fecha comenzamos a implementar la metodología en nuestro predio. Junto a otras técnicas, creamos un paisaje que pudiese enfrentar un incendio forestal”, comenta.


“El 03 de febrero del 2023 a medio día llegó el mega incendio Santa Ana, poniendo a prueba la estrategia, la cual resultó exitosa. Demostró su efectividad, transformando nuestro parque en un verdadero cortafuego que protegió a nuestros vecinos más cercanos”. Así fue como el fuego no logró propagarse, a pesar de las numerosas pavesas que ingresaron. Agrega que, tras lo vivido, “sentimos la obligación de replicar esta solución en otros territorios y proteger la vida”, relata Rocío Cruces, una de las fundadoras del proyecto Buena Cabra - Chile. 


La pequeña empresa busca transformarse en una de triple impacto. Hoy, se encuentran en la etapa de expansión y consolidación de la solución. Algunos de sus intereses son generar asociatividad con agricultores y ganaderos; establecer el pastoreo estratégico para la prevención de incendios en distintas zonas del país y entregar a las comunidades herramientas para evitar la propagación de incendios forestales y rurales.


“Nos hemos vinculado con CORFO, Fundación Lepe, Universidad de Concepción, Universidad del Desarrollo, Universidad Santo Tomás, Fundación El Árbol, Municipalidad de Santa Juana, CIDERE, CMPC, Arauco, Forestal Collicura, Fundación Regenerativa”, indica Rocío. 


Este proyecto es una solución basada en la naturaleza. “Permite fijar carbono al suelo, mejorando la absorción de agua lluvia evitando la erosión y avance de la desertificación. Aporta a la mitigación de los efectos del cambio climático, porque es una alternativa a las quemas evitando así grandes emisiones de CO₂ a la atmósfera y además, protege la salud de las personas y la biodiversidad, al evitar el uso de herbicidas”, explica. 


En cuanto a las acciones de protección al medio ambiente, ´Buena Cabra` se vincula a través de la implementación de la ganadería regenerativa, conservación de bosque nativo, restauración de microcuencas para aumentar la retención de agua y creación de paisajes resistentes a los incendios, los cuales permitan proteger asentamientos humanos, plantaciones productivas y áreas de conservación de la biodiversidad (anillos de protección). “Tenemos muy claro que los incendios no distinguen propiedades por lo que es necesario trabajar junto a todos los actores en un territorio”, concluye.