Innovación un recurso estratégico

La innovación es un recurso estratégico

Colaboración de Alex Ruf Wilkomirsky, Ingeniero Civil Químico, Cónsul Honorario de Suiza en Concepción, Chile.

La economía más innovadora del mundo en el año 2021 fue Suiza, seguida de Suecia, los Estados Unidos de América, el Reino Unido y la República de Corea. Es el resultado, según la clasificación del Índice Mundial de Innovación 2021. Suiza también ha sido número uno desde el año 2011 y años siguientes. Fuente: Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, https://www.wipo.int/global_innovation_index/es/2021/

Cabe mencionar que, de acuerdo a este índice, Chile lidera en el segmento Sudamérica y el Caribe. A nivel global en el mundo, Chile está en posición 53.

Entonces es de interés conocer más detalles de la experiencia en Suiza, considerando que no siempre fue un país con este alto nivel de desarrollo.

¿Cómo llegó Suiza a estos altos estándares? 


No podemos olvidar que, en el siglo 19, gran cantidad de familias suizas emigraron de su país. La situación económica interna en esos años no era buena. La economía dependía en gran parte de la agricultura, era una economía primaria. Por otra parte, debemos considerar que este país no tiene acceso directo al mar ni grandes cantidades de materias primas (de origen mineral, vegetal o animal).


El éxito inicial de las empresas suizas se debió, en gran parte, gracias a factores como los valores nacionales, la cultura nacional, las instituciones y la estabilidad que ofrecen las organizaciones gubernamentales y políticas. Entre los valores suizos, destacan la alta calidad, la seriedad y la confiabilidad. Además de puntualidad y aplicación en el trabajo.

Posteriormente, con los años se fue identificando más formalmente la importancia de la investigación, del desarrollo y de la innovación como factores de competitividad. Se trata de no hacer más de lo mismo, más bien se busca desarrollar productos y servicios nuevos o distintos, con mayor valor agregado y diferenciador, con tecnología de punta y la más alta calidad y confiabilidad.

El desarrollo económico generó un cambio paulatino en el tipo de trabajos.

El desarrollo actual de la economía es tan alto, que hoy día los trabajos se distribuyen de la siguiente manera:

Sector terciario: El 74 % de la población activa trabaja en este sector de la economía, que incluye bancos, seguros, estudios de ingeniería, comercio y turismo.

Secundario: El 22% trabaja en este sector, dominado por las industrias de maquinaria, eléctrica, metalúrgica y químico-farmacéutica.

Primario:  Actualmente, sólo el 4 % de la población trabaja en la agricultura.

En sus inicios la lechería, el chocolate suizo y los quesos fueron importantes en la economía del país. Hoy siguen siendo destacados, pero además hay un sinnúmero de otros productos y de servicios. 

Algunas de las empresas y marcas suizas destacadas: ABB, Nestlé, Roché, Novartis, Rolex, Swatch, Zurich, UBS, Swisscom, Credite Suisse, Nescafé, Cruz Roja, Tablerone, Cyngenta, Schindler (ascensores y escaleras metálicas), SGS, Lindt, Sonova, Geberit , Endress-Hauser, Victorinox,  SICPA, MSC (Mediterranean Shipping Company) y muchas más.


Educación, investigación e innovación.

En Suiza, la educación, investigación e innovación conforman el recurso estratégico para mantener su competitividad actual. El fomento del conocimiento es un factor decisivo para asegurar el bienestar social, el desarrollo sostenible y el atractivo económico del país. Hasta el día de hoy han sido galardonados 20 científicos suizos con el premio Nobel (de un total de 28 premios Nobel). Con sólo 8,6 millones de habitantes, Suiza es el séptimo país con más premios Nobel, junto con Japón.


Educación:

En Suiza se concede mucha importancia a la educación y cuenta con Universidades, Escuelas Politécnicas Federales, Escuelas Técnicas y pedagógicas del más alto nivel internacional.

Destacan por ejemplo la Escuela Politécnica Federal de Zürich y la Escuela Politécnica Federal de Lausanne. Se ofrecen anualmente becas para extranjeros, para estudios de postdoctorados.

Un ejemplo concreto de la importancia de la educación, es lo ocurrido en Suiza durante la pandemia, lo pronto que los niños y jóvenes volvieron a las aulas en forma presencial:  “En comparación con otros países, Suiza ha favorecido una política menos restrictiva, que apela a la responsabilidad individual. El hecho de que las escuelas solo hayan cerrado durante seis semanas en el transcurso de la pandemia, es algo que me enorgullece”, señaló en julio 2021 el embajador de Suiza en Chile, Arno Wicki.  

Ref: http://www.swisschile.cl/wp-content/uploads/2021/07/ilovepdf_merged.pdf

Factor idiomas: Si bien los cuatro idiomas oficiales en Suiza son el alemán, francés, italiano y romanche, un alto porcentaje de la población habla además bien inglés. En muchas empresas, el idioma más usado es el inglés. Esto está directamente ligado a la internacionalización de la economía.


Ciencia, tecnología y economía.

Suiza invierte cada año un 3% de su PIB en investigación y desarrollo (I&D). Un 60% de las inversiones en I&D son aportadas por la economía privada.

Existe una fuerte orientación a que la ciencia y la tecnología van de la mano y con una orientación a generar resultados que son llevados a la práctica. Por ejemplo, en la industria de las tecnologías médicas. Esta orientación está ya marcada en la educación.

Solo dos empresas del sector farmacéutico, Roché y Novartis, invierten anualmente del orden de los 20.000 millones de USD en investigación y desarrollo.


¿Cuáles son los efectos de la innovación sobre la competitividad?

De acuerdo con el  World Competitiveness Ranking del IMD (International Institute for Management Development), Suiza lideró el ránking mundial de competitividad el 2021.

 https://www.imd.org/news/updates/2021-world-competitiveness-ranking/


¿Qué ha pasado en el mundo en términos de competitividad durante la pandemia?


En general, el equipo del Centro de Competitividad Mundial de IMD notó las siguientes tendencias en todo el mundo:


  1. La innovación es la base del rendimiento a largo plazo, con educación y otros factores que impulsan tanto una fuerza laboral productiva como la investigación. (Suiza, las economías nórdicas y Singapur ocupan los primeros puestos en este factor).


  1. Las economías digitalmente avanzadas que han hecho una transición fluida al "trabajo desde casa" han prosperado en comparación con sus pares. (Singapur lidera, seguido por los Países Bajos, Suecia, Finlandia y EE. UU.).


  1. Las economías que brindan Eficiencia Gubernamental a través de una sólida red de seguridad social, incluidos los beneficios por desempleo, se recuperaron más rápido.


  1. La Infraestructura de Salud también tuvo un impacto y está dominada por economías ricas con una fuerte red social (Suiza, las economías nórdicas y Singapur ocupan las primeras posiciones).




Organización, estabilidad y seguridad.

Por último, vamos a destacar otros factores que ayudan al desarrollo en el tiempo.

Las organizaciones en Suiza están bien establecidas y mantienen políticas de largo plazo. La máxima autoridad ejecutiva de la confederación es el Consejo de Ministros, donde participan 7 ministros de distintas corrientes políticas (en proporciones que están prefijadas). En el Consejo de Ministros se genera una orientación y necesidad de llegar a acuerdos. Y las políticas de las instituciones relacionadas a la economía, educación e investigación son por consiguiente de más largo plazo. Suiza y los suizos se caracterizan por planificar con bastante tiempo de anticipación. La improvisación es mal evaluada y se evita.

El principal organismo, que reúne desde la educación a la innovación es: El Departamento (Ministerio) Federal de Asuntos Económicos, Educación e Investigación. Cabe destacar que la estabilidad y seguridad existentes en el país permiten que los habitantes se puedan concentrar en sus actividades y proyectarse. Les posibilita seguir avanzando sin mayores contratiempos en sus estudios, trabajos, investigación e innovación. 

Por último, comparto una frase que refleja una de las características de la cultura suiza:

Si vamos a hacer algo, lo haremos bien. Si no, mejor no lo hacemos.”