Entrevista Miguel Osses

MIGUEL OSSES MONTECINOS
RECIBIÓ PREMIO AL MÉRITO CORMA


Con más de 46 años de trayectoria profesional, Miguel Osses Montecinos, director y uno de los primeros socios de ATCP Chile, recibió de parte de la Corporación Chilena de la Madera (Corma) un reconocimiento por su aporte al desarrollo de la actividad forestal. En la ceremonia de premiacion se destacó además su liderazgo y visión para generar profundos cambios en el sector y por sacar adelante importantes y transcendentales desafíos para toda la industria maderera, y de celulosa y papel.


1. QUEREMOS CONOCER UN POCO SOBRE SU VIDA, ¿CUÁNDO Y POR QUÉ DECIDIÓ ESTUDIAR INGENIERÍA?


Estudié Ingeniería Civil Química en la Universidad de Concepción egresando en el año 1975. La decisión co- menzó desde mi adolescencia, pero realmente me de- cidí en los últimos años de lo que es hoy la Enseñanza Media. En mi época de estudiante se llamaba Humanidades y eran seis años en este segundo ciclo de la formación escolar. Sentí atracción desde joven por las ciencias, además se me hacían más fáciles las asignaturas de matemáticas, física y química; sin desconocer que tuve excelentes profesores en estas asignaturas los que además de entregar el conocimiento nos motivaban a avanzar más allá de lo que estaba estipulado en los planes de estudios.

Posteriormente, ya trabajando ligado a la industria pude continuar mi perfeccionamiento y actualización de conocimientos en centros de estudios en Francia, Suecia y finalmente en Brasil donde obtuve mi Magister en Ciencias de Ingeniería con especialidad Celulosa y Papel. Fue una agitada vida de formación.


2. NOS PUEDE CONTAR UN POCO SOBRE SU TRA- YECTORIA LABORAL


Terminados mis estudios universitarios fui invitado a trabajar a la naciente Planta de Celulosa en Constitución, en esa época algunos gerentes se contactaban con las universidades para buscar candidatos. El Gerente de la planta era Don Luis Arriaga, ex alumno de la UdeC y hombre de una larga y exitosa trayectoria profesional en esta actividad industrial. Posteriormente esta Planta fue adquirida por COPEC formándose una nueva empresa que se conoce hasta ahora como Celulosa Arauco Y Constitución S. A. Después de varios años en Constitución fui trasladado a Planta Arauco con la partida de la nueva línea de producción, hoy llamada Línea 2, posteriormente me hice cargo de los temas ambientales, entre técnicos, políticos, y relación con autoridades con tuición en estos temas, de la naciente Planta Valdivia.


Mi vida profesional siempre estuvo ligada a las áreas más bien técnicas, tales como ingeniería de proce- sos, de proyectos, sistemas de gestión, investigación y desarrollo, medio ambiente; adicionalmente participando activamente en la ingeniería de las nuevas inversiones de Arauco. Recientemente y ya como con- sultor privado efectué la capacitación del personal de ingenieros y operadores del nuevo Proyecto MAPA y continúo relacionado con Arauco en proyectos de capacitación de todos los ingenieros de las áreas técnicas y de operaciones de las plantas de esta empresa en Chile. Esto último un trabajo muy desafiante y creo que único en Chile.


3. ¿POR QUÉ DECIDIÓ DEDICARSE AL MUNDO DE LA CELULOSA Y EL PAPEL?


Estando ya cursando el cuarto año de Ingeniería asistí a una reunión que se efectuó en el Departamento de Ingeniería Química, donde el profesor Roberto Melo Sanhueza y José Paz expusieron que se crearía una secuencia de ramos electivos relacionados con la producción de Celulosa y Papel. Era yo muy ignorante en estos temas y creo que en esa reunión donde tuve contacto por primera vez con este tema me llamó mucho la atención y cuando se abrieron las inscripciones me incorporé formalmente a estudiar todos estos procesos. El profesor Melo trabajaba en el Laboratorio de Productos Forestales de este mismo Departamento de Ingeniería. Las asignaturas estudiadas fueron varias, comenzando desde la descripción física y química de la madera como materia prima, pasando por los procesos de producción de pulpa mecánica, Bisulfito y kraft. Además de procesos de blanqueo, fabricación de papeles, equipos industriales, control técnico.


Recuerdo con cariño a todos los profesores de este Laboratorio de Productos Forestales por su dedicación, profesionalismo e interés por ayudarnos. Nuestro grupo de “pulperos” era muy pequeño. Mi trabajo de titulación, memoria se llamaba entonces, se focalizó en la producción de pulpa soluble y procesos de blanqueo a partir de pino radiata. Creo que es bueno destacar lo visionarios que fueron estos profesores en crear esta secuencia de ramos, que nos llevó a una especialización en esta actividad. Esta formación nos permitió incorporarnos conmucha facilidad en la naciente industria de celulosa de Chile. Sólo la Planta Laja estaba en servicio en la época de creación de esta especialización. Larga historia, que me llevó a dedicar toda mi vida profesional a esta actividad.


4. COMO UNO DE LOS FUNDADORES, NOS PO- DRÍA CONTAR ¿CÓMO NACIÓ ATCP?


En realidad no soy de los fundadores de ATCP, pero me incorporé en los primeros años de su fundación, siendo todavía alumno en la UdeC, pero si recuerdo que una de las razones fue más bien un poco política. El objetivo era que los profesio- nales del sector -en esa época muy conflictiva de comienzos de los años 70- pudieran desde una organización profesional sin fines de lucro defender su trabajo. Esto dado el interés del gobierno de esa época de manejar los medios de comunicación en el país, controlando la fabricación del papel de diarios. CMPC era la única empresa fabricante de papel de diarios en sus plantas de Biobío y Nacimiento. Eran sin duda tiempo difíciles.


5. ¿QUÉ SIGNIFICA LA ATCP EN SU VIDA?


Hubo un periodo de mi vida profesional en que tuve una participación muy activa en mi calidad de socio, participando como asistente y/o expositor en reuniones técnicas que hacíamos, o con la creación de las Jornadas Técnicas. Teníamos muchos socios y las empresas del sector (Arauco y CMPC) nos colaboraban económicamente, daban facilidades e incentivaban a sus ingenieros en la participación en nuestra organización. Teníamos en las plantas un “socio representante” que nos colaboraba en la promoción de las actividades e integración de nuevos socios. Había mucho interés de los ingenieros de las plantas por ser socios y participar de las diferentes actividades.


En aquellos años no teníamos sede y las reuniones las hacíamos en una sala que arrendábamos en algún hotel de Concepción. Posteriormente la Corporación Chilena de la Madera, CORMA, nos facilitó una oficina en forma permanente para funcionar. En esos años participé en dos períodos como Director Financiero, planteándonos con los directorios el objetivo de reunir fondos para comprar un lugar para tener una sede propia. Varios directorios trabajaron intensamente para finalmente lograrlo. En resumen he estado ligado a la asociación -directa o indirectamente- durante toda mi vida profesional.


6. ¿QUÉ SIGNIFICÓ PARA USTED EL PREMIO ENTREGADO POR CORMA?


Mis actividades en CORMA se movieron en un ámbito más bien gremial y técnico por lo cual debí representar a la Corporación en muchas instancias ante organismos del Estado, especialmente en aquellos ligados al desarrollo de nuevas normativas ambientales, con la recién creada Ley de Medio Ambiente. Así fue como fui muy activo en el desarrollo de la Norma de RILES, Norma de Emisiones de TRS, y su modificación posterior según lo establece la legislación y que prontamente entrará en una nueva revisión y en varias otras instancias gremiales asociadas.


Por todas estas actividades y posteriormente por mi gestión ambiental en la Región de los Ríos, CORMA me hizo un reconocimiento formal por los muchos años en que estuve ligado, -desde 1985- entregándome en noviembre del año 2020 el Premio al Mérito de la Corporación Chilena de la Madera, indicando como razón “por ser un significativo aporte en el desarrollo medio ambiental de la industria de celulosa y papel en Chile, dejando profundas e imborrables huellas a lo largo de su carrera”. Por supuesto que recibo este premio con mucha alegría, gratitud y me siento completamente honrado de haber puesto un granito de arena en este mundo, al que he dedicado mi vida.