Columna opinión

MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS 

Arnoldo Jara

Ing. Civil Químico UdeC - Consultor Independiente

Con el desarrollo de la sociedad y el gran tamaño que han alcanzado las comunidades, la generación de residuos se ha transformado en un problema serio que requiere nuestra atención tanto a nivel industrial como a nivel doméstico. Pero esta preocupación no es una novedad y ha tenido como resultado la generación y promulgación de leyes y reglamentos. 

Hagamos un poco de historia con lo más importante. La primera norma que se relaciona con la generación y manejo de residuos fue el Código Sanitario y se dictó en 1968. En 1992 comienza a regir el DS 685 en que Chile ratifica el Convenio de Basilea. En 1994 entra en vigencia la Ley 19.300 Bases Generales del Medio Ambiente. En el 2000 comienza a regir el DS 594 que dice relación con las condiciones sanitarias y ambientales básicas de los lugares de trabajo. En el 2005 entra en vigencia el DS 148 que establece el Reglamento Sanitario Sobre Manejo de Residuos peligrosos. 

Así el 2007, 2008 y 2010 entran en vigencias los DS 45, DS 189 y DS 4, respectivamente. Lo más reciente, el 17 de mayo del 2016 se promulga la Ley 20.920 que establece el Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje. Esta ley busca disminuir la generación de residuos, aumentar la valorización, reutilización y reciclaje, protegiendo la salud de las personas y el Medio Ambiente. Obliga a los productores a responsabilizarse del procesamiento y/o valorización del producto. 

Según un estudio del 2009, a nivel nacional la generación de residuos sólidos alcanza los 17 millones de toneladas al año, de los cuales 10,5 es de origen industrial y las otras 6,5 son de origen doméstico. Y el reciclaje no supera el 10% del total de los residuos sólidos generados. En la industria de celulosa y el papel podemos encontrar residuos fibrosos, los cuales a veces están mezclados con plásticos, alambre, metales, etc. Además, están aquellos residuos de las canchas de madera y las impurezas que se rechazan como grits y dregs y los lodos en general. En cada uno de ellos hay proyectos en curso y en algunos casos ya hay resultados interesantes y pilotos bastante avanzados. 

A nivel doméstico es tan alta la generación de residuos que existen problemas de capacidad y condiciones operacionales de los vertederos autorizados, como ya se experimentó el año pasado en Santiago. En la actualidad existe tecnología para disponer y/o tratar los residuos domésticos, la cual está siendo utilizada principalmente en Europa. A partir de la basura doméstica se puede generar: gas de síntesis para hidrógeno, metanol, urea, energía eléctrica, vapor, calor, agua limpia, sales, concentrado de zinc, lana mineral, entre otros subproductos.